En concreto, los datos apuntan a que la pensión media, que con datos de 2013 se sitúa en el 60% del salario medio, caerá hasta el 40% del sueldo medio en el 2060 y eso solo si el entorno económico es “muy favorable”, porque en caso contrario, podría ser peor. Algunos estudios citados por el Banco de España estiman que la pensión media en el 2050 será el 30% inferior que la prestación previa a la reforma del 2013.

Tomando en cuenta este aviso, el Banco de España aconseja a los políticos decidir ahora qué nivel de ingresos medios se pretende para los futuros jubilados y, a partir de ahí, determinar las fuentes necesarias de ingresos. Pero, por encima de todo, el Banco de España recomienda “transparencia” en este debate, según se desprende del 'Informe Anual' de la institución publicado este martes, en el que analiza los principales retos y las perspectivas de la economía española.

Según el citado informe, las reformas introducidas en años recientes permiten contener la evolución del gasto en pensiones “aunque a cambio de una disminución del importe de la pensión media con respecto al del salario medio”. En su opinión “las tareas pendientes para el futuro en este ámbito consisten, por tanto, en determinar la relación deseada entre salarios y pensiones, y las vías para garantizar la suficiencia de ingresos del sistema”, se afirma. Entre las opciones de debate, también se propone seguir actuando sobre el retraso en la edad de jubilación o el impulso de planes privados de pensiones.

COMPARTIR