La cadena ha tenido acceso a una serie de documentos que prueban que la póliza contratada no estaba en vigor ya que había sido suspendido por la aseguradora BISA SEGUROS por impago desde inicios de octubre de 2016. Además, detalla CNN, “la póliza, renovada por un año a partir del 10 de abril de 2016, tampoco cubría los vuelos con destino a Colombia, país que aparece expresamente citado en una cláusula de exclusión geográfica junto a muchos otros, como Perú, Afganistán, Siria, Iraq, Yemen o varias naciones africanas”.

Es cierto que la compañía aérea había conseguido autorizaciones para volar a Colombia en al menos 8 ocasiones. En este caso, el vuelo tenía como origen el aeropuerto boliviano de Viru Viru, en Santa Cruz de la Sierra, y como destino el de Río Negro, en las cercanías de Medellín.

BISA SEGUROS ha confirmado a la cadena de televisión la veracidad de los documentos. Además, en un comunicado explicó que, a pesar de no contar con esa cobertura, decidió desde el primer momento junto a los reaseguradores “establecer un fondo de asistencia para atender a los familiares de los pasajeros fallecidos, así como a los pasajeros sobrevivientes”. Este fondo está administrado por el Estudio de Abogados de Londres Clyde & Co. LLP.

En cambio, la entidad sí ha confirmado que la póliza de seguro de Accidentes Personales de para los tripulantes sí está siendo atendida de forma normal. Con ese seguro se está pagando 150.000 dólares (unos 134.000 euros) por tripulante fallecido, además de los gastos médicos del personal del avión que sobrevivió a la tragedia, hasta un límite de 25.000 dólares (22.300 euros) por cada uno.

COMPARTIR