Sin embargo, según ha declarado John Nelson, presidente de LLOYD'S, en declaraciones de las que se ha hecho 'Reuters', la avalancha de inversión de capital en las estructuras ligadas a seguros puede conducir a una inestabilidad y provocar una nueva crisis financiera si se deja sin supervisión. Nelson ha indicado que la tendencia ayudó a la expansión de los fondos para mantener la creciente demanda y el ritmo de las economías en crecimiento. Sin embargo, advierte que si los flujos de los fondos no son supervisados adecuadamente podrían terminar socavando la estabilidad del sector asegurador.

Nelson ha señalado que la industria aseguradora debe evitar que el capital se desprenda del riesgo, un error que, según dijo, causó "problemas sistemáticos" a la industria bancaria desde 2007. El desacreditado modelo de la banca de 'originar para distribuir' generó la descarga, por parte de los prestamistas a terceros, de millones de dólares en préstamos de baja calidad a través de la venta de bonos especiales fijados en el pago de hipotecas.

Un cada vez más popular instrumento vinculado al seguro es el bono catástrofe, que emiten aseguradoras y reaseguradoras para compartir el riesgo que asumen de los desastres naturales y otros eventos que pueden suponer pagos costosos. "Algunas de las estructuras que se utilizan podrían socavar algunas de las cualidades del modelo de seguro, que ofrece un mercado de transferencia de riesgo seguro y fiable para el riesgo del especialista, y de hecho el pago confiable de reclamaciones", ha dicho Nelson. "La industria y los reguladores financieros deben mantenerse extremadamente vigilantes", ha añadido.

"Debemos asegurarnos de que el capital se mantiene correctamente vinculado a la operación subyacente, por lo que el riesgo estará adecuadamente evaluado, con un precio correcto y adecuadamente supervisado", ha concluido.