En el informe señala que este déficit actuarial (en el futuro los gastos superarán a los ingresos) de 5.142 millones de dólares para las Pensiones y de 2.613,1 millones para la Salud. En el caso del primero, la falta de dinero ocurrirá dentro de 37 años, mientras que el déficit en el sistema de Salud llegará para 2020. Respecto a los otros dos seguros, riesgos del Trabajo y Seguro Social Campesino, éstos tienen superávit.

El documento esgrime que las reformas que se han introducido en 2010, no cuentan con una base técnica adecuada y deterioran la situación financiera de estos seguros.