De esa cantidad, 188.467 millones corresponden a seguros, que crecen un 2,65% más, mientras que los restantes 41.178 millones constituyen el patrimonio de los planes de pensiones gestionados por entidades del sector (-3,91%), según los datos de ICEA facilitados por UNESPA.

Las provisiones para productos exclusivos de ahorro y jubilación suman 181.160,92 millones, un 2,56% más, De ellos, 147.682 millones corresponden al productos individuales, con un incremento interanual del 3,65%, por 34.478 millones de negocio colectivo, que arroja un descenso al final del año del 1,89%.

Las rentas vitalicias y temporales constituyen el producto más relevante en términos de ahorro gestionado, al acumular unas provisiones técnicas de 88.383 millones de euros, un 1,31% más que un año atrás. Los crecimientos más importantes se dan en la posibilidad de transformar el patrimonio en renta vitalicia (+41% en provisiones) y en los seguros individuales de ahorro a largo plazo (SIALP), que crecen un 27,29% con carácter interanual.

En el lado negativo, los productos vinculados a activos cierren el año con un 5,6% menos de ahorro gestionado.

El número de clientes, estancando

Las estadísticas muestran que hay 29.876.198 clientes asegurados en Vida, cifra que supone un alza de solo el 0,52% respecto a 2017. Las pólizas de Riesgo suman la mayor parte, con algo más de 20,3 millones, un 0,78% más.

Del lado del ahorro, el número de clientes que confían en el seguro para gestionar su dinero de cara a la jubilación se ha reducido un 0,05%. En su mayoría son contratos individuales (8,3 millones, un 0,09% más).