Solo en el primer trimestre del año, los hogares dispusieron de una renta bruta de 163.272 millones de euros, el 1,9 % más que un año antes, y gastaron 168.361 millones, el 4,9 % más. Con ello, generaron un déficit de 5.573 millones, lo que supone una tasa de ahorro del -3,4 %, frente al -0,5 % del primer trimestre de 2016.