El trabajo muestra que una cuarta parte de los inversores (78%) cree que no tendrá pensión y la mitad considera que necesitará un complemento para mantener su nivel de vida. Estos últimos son habitualmente inversores entre 45 y 54 años y de nuevo, de niveles socioeconómicos elevados, y por eso cuentan con planes de pensiones en mayor proporción que otros niveles socioeconómicos.

El trabajo, realizado entre personas con ingresos personales anuales de más de 35.000 euros que tengan contratado al menos un producto financiero, muestra que el 62% de los inversores conoce la cantidad que le corresponderá de pensión pública y tres de cada cuatro encuestados considera que esta será insuficiente.

En lo referente a los activos financieros, desde inicios de la serie en 1985, los productos financieros con más peso sobre el total siguen siendo los depósitos para la sociedad en general, entre los inversores predominan los Planes de Pensiones, por su asociación con las necesidades tras la jubilación y por la desgravación fiscal. “El inversor está muy familiarizado con los bancos, mientras que casi la mitad de los inversores desconoce el trabajo de las gestoras de inversiones y sociedades de valores y bolsa”, se apunta.

“La mayoría de los inversores priman perder lo mínimo posible y maximizar la rentabilidad"

Según la encuesta, el perfil inversor más común es el principiante, el cual representa el 45,2% del total de los inversores frente a un 15,9% que se considera experto. “La mayoría de los inversores prima perder lo mínimo posible y maximizar la rentabilidad. La escasa diferenciación de los criterios de selección de los distintos productos financieros, unido al peso de los depósitos y la menor familiaridad de algunos de ellos, como la renta fija, parece indicar un gran campo para la formación financiera”, se remarca en el informe.

Finalmente, se señala que, por ahora, el desarrollo de los canales online no ha tenido el suficiente impacto en el proceso de contratación de los productos. “Los inversores siguen acudiendo a las entidades bancarias para contratar productos financieros a pesar de que casi la mitad de los inversores con planes de pensiones y fondos de inversión afirman no estar satisfechos con su rentabilidad”, se llama la atención.

La CNMV pide ahorrar más a través de productos financieros

En la presentación ayer del informe, el presidente de la CNMV, Sebastián Albella, comentó que el nivel de ahorro de los hogares españoles es “sistemáticamente inferior” a la media de la zona euro, mientras que el endeudamiento sigue siendo “muy superior”. Por ello, defendió la transición hacia una inversión más diversificada, menos concentrada en el ladrillo. “Sería bueno porque se favorecería el acceso de las empresas a unas fuentes de financiación más baratas y variadas. Esto puede ser clave en momentos de estresamiento del mercado, porque así no serían tan dependientes de la financiación exterior”.

Beltrán de la Lastra, presidente de Bestinver, añadió que, desde un punto de vista estrictamente financiero, “no es muy razonable concentrar buena parte de la riqueza de las familias en un solo tipo de activos, como es el inmobiliario, en el que el precio se decide casi en exclusiva por el nivel de renta de los españoles”.