En la misma se puso de relieve este dato a pesar de que el 48% de las empresas indica que la actividad de contratación ha aumentado. Los estudios de la consultora muestran que las compañías con mejor Propuesta de Valor al Empleado (EVP) tienen un 10% menos de probabilidad de presentar dificultades a la hora de atraer y retener a los principales segmentos de trabajadores, un 27% menos de fracasos en la contratación de nuevos trabajadores durante el primer año y un 17% menos de rotación de voluntaria.

Entre los motivos para el cambio entre los trabajadores españoles figuran el salario, la falta de oportunidades de desarrollo profesional y el ambiente laboral. En concreto, sobre las iniciativas para el desarrollo de liderazgo que llevan a cabo las organizaciones, WILLIS TOWERS WATSON muestra que aún hay margen de mejora: un 72% de las entidades en España está de acuerdo o muy de acuerdo con que se desarrolle a líderes capaces de satisfacer las necesidades cambiantes del negocio y el 62% confirma que hace un uso efectivo de un modelo de competencias sobre liderazgo. Sin embargo, solo el 33% utiliza la tecnología para el desarrollo de esta tarea, el 42% planea incorporarla en el próximo año o dentro de dos, y el 25% aún no se lo plantea.

Como otro de los factores que determinan el nivel de compromiso de los empleados con una compañía se apuntó a la confianza. Otro dato dado a conocer es que menos de la mitad de los empleados españoles (41%) tiene en consideración el rol del manager en la gestión del desempeño. Es más, poco más de un tercio (35%) señala que este tiene las habilidades necesarias, a pesar de ser el principal facilitador de la gestión del desempeño. En este sentido, los empleados apuntan a la falta de comunicación efectiva por parte de los jefes directos como la principal barrera para la gestión del desempeño, siendo también destacable la falta de tiempo de los jefes directos: el 75% dedica menos de seis horas por empleado y año a la gestión del desempeño de los miembros de su equipo.

COMPARTIR