Destaca, entre otras ventajas, la capacidad de poder resolver los siniestros en un único evento desde el inicio del expediente, “mejorando sustancialmente los datos de NPS”. Además, en los expedientes sin cobertura, la inmediatez en la comunicación al asegurado evita expectativas incorrectas de cobro. La mejora de la experiencia de cliente (siendo el asegurado quien inicia la vídeo peritación en función de su disponibilidad) o la facilidad de implementación del servicio, son otros aspectos destacados.