Paradójicamente, el número de robos no parece guardar relación con el porcentaje de usuarios preocupados por perder su vehículo, ya que Lleida, pese a ser la provincia con un índice más alto de sustracciones, es también la que tiene un índice más reducido de conductores con intención de contratar la cobertura de robo, con tan sólo un 53,6%. "Hay quienes, pensando en ahorrar, deciden prescindir de la cobertura de robo de su coche, lo que a tenor de los datos expuestos puede resultar más perjudicial si cabe: por unos pocos euros acaban arriesgando un bien mucho más valioso", explica Mauro Giacobbe, director de Seguros.es, que determina que "renunciar a una cobertura tan importante como la del robo no es la mejor opción para ahorrar".

El análisis por profesiones revela que los directivos son los más interesados en contratar esta cobertura de robo (76,9%), seguidos por los funcionarios (72,5%) y los administrativos (68,4%). El porcentaje también varía entre quienes poseen un vehículo nuevo o usado (65,8% y 59,1%, respectivamente). En el análisis también se destaca que los casados encabezan la lista de interesados en esta cobertura (61,7%), en contra de los menores de 30 años, que son los menos preocupados (55%); mientras que el resto de franjas se mueven en porcentajes de entre el 62% y el 61%. El informe llama la atención sobre el hecho de que los conductores que aparcan en un garaje colectivo son más proclives a contratar esta prestación que los que dejan el coche en la calle (69,7% frente a 46,5%).