Según el informe estos datos son consecuencia del inferior poder adquisitivo de los latinos y de la actividad laboral. Así, un gran número de latinos trabajan en el sector servicios, unas empresas donde los beneficios sociales, como los seguros de Salud, brillan por su ausencia. Hoy en día, el sistema de salud norteamericano está obligado a atender a un paciente que ingrese grave, aunque si carece de seguro posteriormente le pasa el recibo.

AYUDAS DEL ESTADO

Todo hace indicar que para el próximo año, con la entrada en vigor de la reforma sanitaria del presidente, Barack Obama, conocido como Obamacare, todo cmabiará. Este cambio incluye ayudas por parte de la Administración en la contratación de las pólizas de Salud según el grado de ingresos de cada uno. Asimismo, los Estados que aumenten sus prestaciones de Medicaid (seguro de Salud para los pacientes pobres) recibirán ayudas adicionales. Según una encuesta de Los Angeles Times, el 48% de los latinos ven con buenos ojos la llegada del plan de Obama, mientras que son de la misma opinión únicamente el 30% de los blancos.