Esta cifra ha crecido un 13,3% en el último año (782.882 viviendas más), a pesar de que casi 5 millones de españoles (el 16,5% de población) han tenido que asumir en alguna ocasión reparaciones caras en sus hogares al no contar con esta protección. Así lo revela Rastreator.com, que recuerda que "no tener seguro sale caro".

Cada hora las aseguradoras atienden cerca de 800 percances en los hogares españoles. La mayor parte de estos siniestros son daños por agua –cada 15 segundos se registra uno-, seguidos por rotura de cristales, daños eléctricos y robos, éstos últimos con mayor presencia en los meses de verano. En concreto, agosto es el mes donde más partes por robos en domicilios se registran y el 1 de agosto es la jornada con más robos del año.

“A pesar de estos datos, que muestran la alta probabilidad de sufrir un siniestro en la vivienda, el 57% de los españoles aún desconoce los riesgos que supone no tener contratado un seguro de hogar. En ocasiones, tras sufrir un percance, los propietarios son realmente conscientes del gasto que deben asumir por no contar con la protección adecuada. De hecho, un 8% de los españoles afirma haberse arrepentido de no tener seguro o no haber ampliado su cobertura”, explica Itzal Arbide, responsable de Seguros del comparador.