“Visitar al dentista como mínimo una vez al año, aunque nuestra boca está perfectamente sana. Prevenir siempre es mejor que curar, y no debemos esperar a tener alguna dolencia o enfermedad para ir al odontólogo, porque puede derivar a problemas mayores además de costarnos más tiempo y dinero. Es muy importante someterse a una revisión anual y a una limpieza dental profunda”, afirma Mireia Alcaraz, doctora de ADE Clínica Dental.

El próximo lunes, 20 de marzo, la Federación Dental Internacional celebra el Día Mundial de la Salud Bucodental, con el fin de concienciar a la población mundial de los enormes beneficios de una boca sana.

COMPARTIR