Hasta ahora, el debate se ha centrado principalmente en el sector bancario debido a su papel destacado en la reciente crisis financiera. A través de esta serie de documentos, la autoridad de seguros quiere garantizar que cualquier ampliación del debate al sector asegurador refleje plenamente la naturaleza específica de esta industria.

Este segundo documento identifica, clasifica y proporciona una evaluación preliminar de las herramientas o medidas ya existentes en el marco de Solvencia II, que podrían mitigar cualquiera de las fuentes de riesgo sistémico identificadas en el primer documento, publicado en febrero de este año. El documento también incluye un anexo detallado sobre el impacto macroprudencial de algunas de las medidas de garantías a largo plazo en situaciones de tensión.

“La evaluación preliminar llevada a cabo en este documento muestra que, además de garantizar suficiente capacidad de absorción de pérdidas, las herramientas de Solvencia II contribuyen a otro objetivo operativo, que es limitar la prociclicidad.  De hecho, estas  herramientas tratan de abordar el riesgo comportamientos de las aseguradoras que pueden exacerbar las fluctuaciones de los precios de mercado.  Debería mencionarse que las herramientas pueden tener limitaciones desde una perspectiva macroprudencial”, se indica en el documento.