Corresponde a los supervisores nacionales determinar la forma de cumplir con estas directrices de EIOPA al incorporarlas al marco regulador o supervisor de una manera apropiada. La consulta pública finalizará el 19 de junio, con intención de publicar las guías definitivas en otoño.

“Estas directrices son un paso importante hacia unas prácticas de supervisión coherentes y eficaces en la implementación Solvencia II. Juegan un papel fundamental en el apoyo al buen funcionamiento del mercado interior y en garantizar una mayor calidad de información. Damos la bienvenida a todas las contribuciones de las distintas partes interesadas”, valora el presidente del organismo comunitario, Gabriel Bernardino.