Entre estas preocupaciones, por ejemplo, están el aumento de las comisiones, la explotación de los prejuicios de comportamiento en la venta de pólizas de seguro de viaje en línea y la posible erosión del valor y las características de los productos. 

Las autoridades nacionales distribuyeron el cuestionario a empresas que representaban aproximadamente el 60% del total de las primas brutas emitidas del ramo de seguros de viaje en el mercado nacional. Además, EIOPA recogió aportaciones de la industria y de las asociaciones de consumidores, así como de su Grupo de partes interesadas en los seguros y reaseguros.

A la vista de estos resultados, EIOPA ha publicado una Advertencia al sector de los seguros de viaje como respuesta de supervisión a las cuestiones señaladas en el examen temático. Las cuestiones abordadas son, en particular, los modelos de negocio problemáticos con estructuras de remuneración basadas en unos niveles de comisión extremadamente altos y el modelo de negocio.

Cambios con nuevas oportunidades

El sector de los seguros de viaje se enfrenta a importantes cambios con nuevas oportunidades, pero al mismo tiempo con la agudización de los problemas existentes y nuevos riesgos. Además, las empresas de seguros han estado integrando nuevas tecnologías en sus modelos de negocio, lo que ha conducido a cambios en toda la cadena de valor, mientras que nuevos tipos de distribuidores han entrado en el mercado .

Con la recuperación económica, tras la crisis financiera, y la disminución de los gastos de viaje, el número de viajeros ha ido en aumento cada año. Esto ha llevado al crecimiento del mercado de seguros de viaje. El seguro de viaje es en su mayor parte un negocio de "billetes pequeños", pero puede ser crítico para los consumidores, ya que el impacto de una cobertura insuficiente o de la denegación de las reclamaciones -en particular de los gastos médicos durante el viaje- puede ser considerable a nivel individual.

Ya ha estado en el punto de mira de los supervisores de algunos países europeos, dados los riesgos de conducta específicos que conlleva, relacionados con los conflictos de intereses derivados de la falta de alineación de los incentivos en los canales de distribución, los problemas de comportamiento de los consumidores que surgen en los denominados mercados "adicionales" y los consiguientes riesgos de escaso valor a nivel de la oferta de productos.