Esta consulta pública parte de un requerimiento por parte de la Comisión Europea sobre el proyecto de asesoramiento técnico realizado por EIOPA, con tres objetivos, según detalla el comunicado. En primer lugar, para garantizar que, durante todo el ciclo de vida de los seguros, estos cumplan con las necesidades de los consumidores y, por lo tanto, prevenir o mitigar potenciales ventas abusivas.

En segundo lugar, para garantizar que los diferentes pagos a terceros, tales como comisiones, no tienen un impacto negativo en la calidad de los servicios al cliente. Y por último, para certificar que aseguradoras e intermediarios vendan a los clientes individuales productos que son adecuados (para ventas asesoradas) o apropiados (para ventas no asesoradas).

"La Directiva de Distribución de Seguros es un hito importante para reforzar la protección de los consumidores en Europa”, subraya el presidente de EIOPA, Gabriel Bernardino. “Este trabajo –continúa- va de la mano con el hecho de que colocamos la protección del consumidor en el centro de nuestros objetivos estratégicos. Ahora es importante especificar los nuevos requisitos sobre los que se basa la IDD para garantizar una aplicación coherente en todos los Estados miembro y, como consecuencia, lograr un nivel común de protección de los consumidores en toda la Unión Europea”.

Por ello, Bernardino detalla que desde EIOPA se busca activamente “un debate con todos los participantes en el mercado sobre la mejor manera de lograr estos objetivos".