Se espera que este crecimiento alcance los 119.000 millones (98.811 millones de euros) en 2017 y los 113.000 millones (93.829 millones de euros) en 2018. En cuanto a la exportación de mercancías, se prevé que, de un total de 74.000 millones (61.445 millones de euros), 24.900 millones (20.675 millones de euros) se dirijan a Europa y 22.500 millones (18.682 millones de euros) a Canadá y México.

Esta reversión en la tendencia se explica por una economía mundial boyante y de precios firmes. Los exportadores estadounidenses se beneficiarán del repunte de la demanda mundial, en sí misma impulsada por políticas monetarias ultra acomodadas y de larga duración.

Los bajos tipos de interés han beneficiado, en primer lugar, a Estados Unidos, seguido de la zona euro y de Japón, y en último lugar, a las economías emergentes. Este proceso de crecimiento ha dado lugar a un nuevo ciclo de inversiones globales.

En este contexto, explica la aseguradora de crédito, el comercio mundial se mantendrá fuerte. Las exportaciones de bienes mostrarán un aumento de dos tercios. Por su parte, el sector químico, que tradicionalmente se beneficia de nuevos ciclos mundiales de inversión, obtendrá también grandes ganancias. Otro gran beneficiado será el sector de maquinaria y bienes de equipo, el principal sector exportador del país. El crecimiento en el sector de los vehículos depende en cierta medida de las reexportaciones entre los tres países del NAFTA: Estados Unidos, Canadá y México, cuyas cadenas de suministro están estrechamente integradas.

Austria: expansión económica fuerte y estable

La economía de Austria se encuentra en un periodo de expansión económica fuerte y estable, que es apoyado tanto por la demanda doméstica como por la externa, revela también el informe país de SOLUNION. Tras un crecimiento real del PIB del 0,9% en el primer trimestre de 2017, el crecimiento fue de 0,8% en el segundo y tercer trimestre (datos intertrimestrales).

La actividad exportadora ha ganado auge desde el último trimestre de 2016. Los exportadores austriacos se benefician de la recuperación económica de la eurozona y de la fuerte demanda de los países de Europa Central y del Este. La pérdida de dinamismo en la exportación en el tercer trimestre, debe interpretarse como una normalización, tras un desempeño muy dinámico en los trimestres anteriores.