Según explicaba este sábado 'Cinco Días', una de las medidas más novedosas de las recogidas en el informe es la revisión de las comisiones de gestión y depósito que cobran las entidades financieras por la administración de los planes de pensiones. El Gobierno quiere reducir a la mitad las comisiones que cobran los fondos y para ello planteará una modificación en las comisiones máximas de gestión y depósito, que ahora son del 2% y el 0,5%. “Estos niveles se fijaron en 1988, cuando las rentabilidades de los productos financieros eran mucho más altas. Ahora resultan desproporcionadas”, explican al diario fuentes conocedoras del proyecto.

La intención del Gobierno es que haya una comisión fija, del 1,35%, y una comisión variable, que sea una proporción del rendimiento anual obtenido por el plan de pensiones.

MÁS LIQUIDEZ Y SEGUNDO PILAR

Las propuestas de Economía también contemplan la creación de una ventana de liquidez parcial que permitiría a los partícipes recuperar aquellas cantidades que llevaran más de 10 años invertidas en el plan. “El hecho de no poder tocar el dinero durante muchos años desmotiva a personas jóvenes que podrían ir aportando dinero a un plan de pensiones. Esta medida daría más liquidez al producto, con lo que ganaría atractivo”, explican las mismas fuentes.

Además, el informe considera que el canal ideal para fomentar las pensiones privadas es el de los planes de empresa. De hecho, el documento plantea que todas las empresas tengan que ofrecer a sus trabajadores “un esquema de previsión social”. No obstante, ante la dificultad de generalizar esta medida entre las pymes, se propone como alternativa que todas las empresas tengan la obligación de “informar anualmente a los trabajadores sobre los regímenes de previsión social complementaria a los que podrían adherirse”.

Para fomentar el ahorro para la jubilación desde las empresas, se propone que las pymes “puedan aportar tanto a planes de pensión individual como a planes de previsión asegurados a favor de sus empleados, sin necesidad de promover un plan de pensiones de empleo”.

INCENTIVO FISCAL

Otro planteamiento que se recoge en el documento es la posibilidad de deducirse de la cuota imponible del Impuesto de la Renta las aportaciones anuales a planes de pensiones. Esta ventaja fiscal podría mejorarse en algunos aspectos, para fomentar aún más la suscripción de este tipo de productos. La concreción de mejoras fiscales, que ahora está estudiando el Ministerio de Hacienda, pasaría por mejorar la tributación para aquellos partícipes que opten por rescatar su plan de pensiones en forma de renta vitalicia. También irían orientadas a favorecer “que el ahorro materializado en inmuebles se transforme en instrumentos de previsión social complementaria.

Finalmente, se incide en el informe en la necesidad de que los empresarios informen con claridad a sus trabajadores “sobre los riesgos a los que está sometido el patrimonio destinado a aportaciones hacia sistemas de previsión social”. Además, y como complemento a todas estas medidas, se quiere “reforzar la educación financiera de los ciudadanos” en aspectos relacionados con la previsión social complementaria.

De cumplirse con los plazos previstos por el Ejecutivo, después del verano podría comenzar la tramitación parlamentaria de una nueva ley que agrupe toda la nueva normativa sobre planes de pensiones.