Durante la jornada patrocinada por Van Ameyde y que ha contado con la colaboración de Belzuz Abogados, los ponentes dejaron entrever la necesidad de unificar criterios legislativos y de baremos de indemnización en toda Europa, de tal forma que se identifique con claridad qué régimen legal debe aplicarse a la hora de gestionar los siniestros en los que se ven afectados personas o materiales de diferentes países de la Unión Europea.

El director de División de Siniestros de Autos de GROUPAMA, José Manuel Villar, manifestó que “ya no es un problema tramitar siniestros de carácter internacional”. Y en la línea del resto observó que “se debería buscar una armonización en todo el sistema europeo de la base reguladora”, aunque reconoció que es prácticamente imposible lograr esta unificación.

Villar señaló una buena ‘Gestión de Reservas’, como uno de los puntos importantes a tener en cuenta por una aseguradora, dado que no siempre existe una clara provisión. Asimismo, señaló como muy necesario que las entidades sepan a la mayor brevedad posible los siniestros de mayor gravedad. Otro de los problemas a la hora de esta gestión es el desconocimiento de la legislación en los diferentes países. Por citar dos ejemplos, dijo que en los demás marcos jurídicos no cuentan con la presunción de inocencia estipulada en el Derecho español, así como los diferentes plazos a la hora de valorar el daño.

Posteriormente tomó la palabra el abogado de Derecho del Seguro de Belzuz Abogados S.L., José Garzón, quien intentó explicar el debate existente ante la sentencia del Tribunal Superior Europeo de 13/12 de 2007. La cuestión a debatir es si se puede “presentar una reclamación en el propio domicilio y no en el país en el que se produjo el accidente” como falló el tribunal comunitario. En esta línea, Garzón señaló que en cada país en el día a día, se tiende a aplicar la ley del país donde se produjo el siniestro, por lo que, concluyó, finalmente “la indemnización será la misma que en el país, dado que se tiende a interpretar la ley”.

En relación a estas ponencias se formuló un extenso e intenso debate al concluir la jornada. En el mismo, se señaló que la misma ley a la hora de señalar baremos de indemnización amplios, ella misma permite que “según la avispez de un abogado, a un indemnizado se le valore más o menos que a otros”. Como puntos a tener en cuenta de cara al futuro se manifestó que habría que buscar baremos conjuntos; puntos de encuentro comunes en la legislación dado que algunas son aplicables entre países. Asimismo, se señaló que de cara al futuro se podría considerar el PIB de cada país como un elemento clave a la hora de señalar el baremo indemnizatorio.

Junto a estos asuntos, durante la jornada se llevó a cabo una presentación del grupo a cargo del director comercial del mismo, Cees Werff, así como la presentación de ECHO (European Claims Handling Optimization), consistente en un sistema informático de tramitación de siniestros. El director general de Van Ameyde en España, Frank Verschuur, señaló que este sistema, implantado en España desde el pasado 4 de mayo, es “revolucionario, transparente, responsable y flexible”. Además, destacó que sus clientes en todo momento pueden verificar si se está cumpliendo lo acordado.

Para concluir, en la jornada se expusieron dos casos internacionales. Por una parte, Carolina Tomaz, Claims Operations Manager de la firma en Portugal, habló sobre la nueva legislación portuguesa en materia de Responsabilidad Civil obligatoria y, Paola Baruffa, International Bussiness Manager de la entidad en Italia, señaló las nuevas orientaciones de la jurisprudencia en lo que a la indemnización de daños corporales se refiere.