Con él garantiza “una protección más amplia, completa y especializada, minimizando la exposición de las empresas y otorgándoles herramientas necesarias y soluciones concretas para afrontar las crisis causadas por las brechas de seguridad a las que están expuestos sus sistemas”, según detalla.

Se ha renovado el producto con un condicionado “fácil de entender”, se remarca, enfocado principalmente a la mediana empresa donde se producen el 70% de los ataques cibernéticos. Además está dirigido a garantizar los daños que el asegurado pueda verse obligado a afrontar por sus actividades multimedia, violaciones de seguridad y privacidad sufridas por su red informática, restablecimiento de datos y pérdidas de ingresos comerciales, gastos de defensa y gestión de las crisis por la materialización de un riesgo cibernético y sanciones civiles y/o administrativas o multas asegurables por la Ley e impuestas por un organismo regulatorio oficial o de la administración.

Por otro lado y debido a la evolución en las formas de delinquir al amparo de este tipo de riesgos, DUAL incluye la posibilidad de contratar la cobertura de “Delitos informáticos”.