“La situación económica por la que estamos atravesando está poniendo a prueba a todo tipo de empresas, independientemente de su tamaño, aumentando de forma muy significativa el riesgo potencial que tienen los administradores de las sociedades a recibir una reclamación”, explican fuentes de la firma. “Por la profundidad y duración de la crisis, los escenarios de riesgos son cada vez más complejos, siendo cada vez las reclamaciones de mayor cuantía. Esto sin duda hace imprescindible que las empresas revisen sus coberturas y sumas aseguradas en sus pólizas de D&O”, advierten. 

COMPARTIR