Así, la meta de reducir a 30 días el plazo de gestión de reclamaciones ya se está cumpliendo desde el momento en el que las entidades se adhieren a la Guía de Buenas Prácticas de Reclamaciones de UNESPA y considerando que la aceptación de este documento ya es más que significativa (a cierre del pasado mes de noviembre, 90 entidades que representan cerca de un 86% del mercado habían suscrito ya esta guía).

De la misma manera, en el objetivo de rebajar en un 30% la litigiosidad en los seguros, se ha alcanzado ya el 18%, por lo que “llevamos cumplidos dos terceras partes del compromiso”.

Objetivos de Desarrollo Sostenible, una oportunidad también para desarrollar negocios

Las Naciones Unidas quiere implicar al sector privado en el cumplimiento sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y reconoce a las empresas como agentes clave para lograrlos. Para las compañías, además, los objetivos representan una de las mayores oportunidades de negocio en los próximos años. Son algunas de las reflexiones que expresó ayer Vanesa Rodríguez, directora de Comunicación y RRII en el Pacto Mundial de Naciones Unidas (Red Española), en una jornada organizada en el marco de su V Semana de la RSC de SANTALUCÍA.

La agenda 2030 del Pacto Mundial contempla 17 objetivos de desarrollo (que incluyen 169 metas). Las empresas, explicó Rodríguez, pueden llevar a cabo estos ODS, por un lado, potenciando los impactos positivos sobre línea concretas y, por otro, encontrando nuevas oportunidades de negocio. La forma de trabajar en este ámbito se fundamenta en incorporar modelos de negocio más sostenibles, construir estrategias de negocio ligadas a los propios ODS, desarrollar planes sectoriales e intersectoriales, innovar en productos y servicios, destinar recursos y trazar alianzas.

Los temas más trabajados por las empresas españolas tienen que ver con la igualdad de género, el trabajo decente y el crecimiento económico, la salud y la educación de calidad. A nivel internacional, coinciden en buena parte estas cuestiones, aunque también se apuesta por los objetivos que hacen referencia al consumidor; es cuestión de tiempo, vaticinó Rodríguez, que esto también suceda en España.

Como campos de actuación en los que el sector asegurador podría poner más el foco para avanzar en este ámbito, apuntó al reto de la inclusión, es decir, la protección de colectivos vulnerables, y por otro lado, actuar como altavoz, como “epicentro de difusión”, para que otros grupos de interés se involucren.

El Seguro contribuye al desarrollo sostenible

Eduardo González Ercoreca, responsable del Departamento de Comunicación y Relaciones Externas de UNESPA, entró al detalle de cómo el sector asegurador ya contribuye a los ODS, citando hasta ocho de estos 17 objetivos que la industria ya aborda, gracias a que es un sector “muy capilar, que trabaja para todos y todo el tiempo”. Así, explicó que la industria contribuye a los ODS en temas como de salud y bienestar o la reducción de las desigualdades, pues la meta final del seguro es proteger.

Además, contribuye al ODS del crecimiento económico y el trabajo decente; es más, el sector genera empleo estable y de calidad. De la misma manera, en el ámbito de la igualdad, González Ercoreca recordó que la presencia de la mujer en el sector asegurador se ha multiplicado por cinco en los últimos 30 años y hoy día representa el 51,7% de la plantilla de las compañías. La educación o la lucha contra el cambio climático son también temas en los que la huella del sector se deja ver en este ámbito de la sostenibilidad.

La jornada, moderada por Emma Marín, directora de Comunicación de SANTALUCÍA, contó también con las intervenciones de Catherine Cummings, directora de Sostenibilidad y Relaciones Institucionales en SANITAS, y Cristina del Campo, directora de Gabinete de Presidencia de PELAYO, que detallaron las políticas de RSC de sus respectivas entidades, destacándose que una estrategia integrada en todas las actividades de la empresa logra el objetivo de una gestión responsable de la misma. Una gestión global de la RSC, además, otorga credibilidad como organización, mejora la imagen de marca y su reputación y favorece el compromiso de los empleados.