P.- El 1 de enero estrenó nuevo cargo como secretario general de FIDES ¿qué supone este reto?

Raúl de Andrea.- Gestionar las operaciones de nuestra federación con 22 países asociados supone toda la dedicación y compromiso para seguir proporcionando el respaldo a las asociaciones adscritas, brindarles soluciones a las problemáticas existentes o futuras, continuar capacitando a más profesionales del sector asegurador y buscar siempre la integración y cooperación internacional.

P.- ¿Qué principales medidas quiere impulsar dentro de FIDES?

Raúl de Andrea.- Ante todo, dar continuidad a la excelente gestión de mi predecesor, Recaredo Arias, cuya labor a cargo de la Secretaría General de FIDES es un claro ejemplo a seguir.
Dos temas que considero importantes son el de capacitación en seguros y el de la mejora continua del portal de FIDES. En cuanto a capacitación, los aspectos que debieran atenderse son los vinculados a regulación y sobre-regulación, inversiones, actuarial, reaseguros e incluso temas de índole comercial, ya que vender un intangible tiene sus particularidades, más aún en el caso de los seguros. Y sobre nuestra página web, debemos hacerla más amigable a sus usuarios con información siempre actualizada.

P.- ¿Cuáles son los objetivos actuales de la Federación? ¿Qué planes contempla hasta final de año?

Raúl de Andrea.- FIDES tiene más de 50 años de experiencia y sus objetivos fundamentales se mantienen vigentes, como instrumento de trabajo al servicio de la actividad aseguradora; atendiendo los grandes temas que implican desafío a la capacidad, aptitud y eficiencia del seguro. Sin el seguro no es posible alcanzar un desenvolvimiento amplio de la industria y el comercio.
En cuanto a planes específicos para este año, podríamos considerar los siguientes temas: el primero es el NIIF 4, este estándar contable es de suma importancia por tratarse específicamente de reportes de información financiera para compañías de seguros. Es transitorio, está en una segunda fase de revisión y perfeccionamiento. Este año debería estar lista la versión final. Solo las auditoras de presencia internacional tienen un entendimiento cabal del tema.
Otro tema de gran importancia es la gestión de solvencia basada en riesgos. Aún cuando Solvencia II al parecer se va a seguir postergando, es importante que Latinoamérica esté preparada y gestione sus requerimientos de capital de acuerdo a los riesgos que la empresa asume. México es el más avanzado y Chile acaba de aprobar este sistema. De hecho, dictó ya dos normativas transitorias.
En cuanto a los seguros para riesgos Catastróficos, frente a la exposición a estos riesgos de gran severidad, debiéramos promover medidas de mitigación de riesgos y el aseguramiento adecuado de riesgos residuales, tanto de bienes públicos como privados, a través de las diversas herramientas que existen para este fin, como son los seguros y reaseguros, créditos contingentes y bonos catastróficos.
Los microseguros es otro de los temas importantes. Queremos continuar con la política de FIDES de difundir el desarrollo de los microseguros en América Latina, para atender las necesidades de protección de esa gran porción de la población que no ha accedido a los beneficios de los seguros.
Por su parte, los canales alternativos de distribución también están en la agenda para este año, con el desarrollo de nuevos canales alternativos que también estimulará la baja penetración de los seguros en nuestra región.
Por último, se quiere continuar con los esfuerzos de promover el crecimiento de los seguros agropecuarios en América Latina, ya que un porcentaje relativamente importante de su población trabaja en el sector agrícola.

P.- ¿Puede adelantarnos algunas de las novedades con las que contará el congreso de FIDES que se celebra en septiembre?

Raúl de Andrea.- La Conferencia Hemisférica de FIDES se realizará este año en Antigua, Guatemala, durante la segunda semana de noviembre. Su organización está en marcha y oportunamente divulgaremos los detalles de la conferencia.

“EXISTE UN POTENCIAL ENORME PARA LOS GRANDES GRUPOS ASEGURADORES INTERNACIONALES”

P.- Como Federación que engloba a todo el sector de Latinoamérica, ¿cuál es su visión del mercado de seguros a nivel regional? ¿Qué perspectivas tendrá el mercado asegurador para este año?

Raúl de Andrea.- Aún con la crisis de deuda en Europa y el déficit fiscal de Estados Unidos, el sector asegurador en Latinoamérica sigue una tendencia positiva aunque se observa una desaceleración. En 2011 las primas del seguro de Vida en Latinoame?rica crecieron un 9,5% hasta alcanzar los 65.000 millones de dólares. En Brasil, el mercado más grande de la región, las primas de Vida aumentaron un 10%; en México un 7,2%; en Argentina un 28%; en Colombia un 11% y Ecuador un 22%. Chile y Peru?, en cambio, mostraron crecimientos más modestos. En 2012 se habría desacelerado aún más la producción de primas por el entorno econo?mico, aunque los seguros de desgravamen deberían haberse beneficiado por la expansión del crédito en la región.
Los seguros de No Vida crecieron, por su parte, un 11% hasta alcanzar los 89.000 millones de dólares, duplicando la tasa de crecimiento de 2010 y situa?ndose por encima del promedio a largo plazo. Los pai?ses más grandes de la región mostraron un so?lido rendimiento como Argentina y Me?xico, con un crecimiento del 20% y del 12%, respectivamente.

P.- La región se está imponiendo como un mercado importante en la actividad de seguros, ¿cuáles son las principales ventajas que ofrece Latinoamérica a las compañías? ¿Observa diferencias entre los países?

Raúl de Andrea.- Latinoamérica representa el 9% de la producción mundial (PBI) y, sin embargo, solo absorbe cerca del 4% de la producción mundial de primas. Con esto, queda claro que existe un potencial enorme para los grandes grupos aseguradores internacionales, varios de los cuales están contemplando instalarse en nuestra región.

P.- ¿Cuáles son las asignaturas pendientes que todavía tiene el mercado latinoamericano por delante?

Raúl de Andrea.- Teniendo en cuenta que el mercado esta? demandando un menor coste en el seguro, que los inversionistas requieren un mayor retorno de capital, y que las nuevas regulaciones podrían tener un impacto en el incremento del coste de capital, las compañías de seguros deberán en primer lugar reorganizar sus estrategias de negocios realineando sus operaciones y recursos para tomar la mayor ventaja de los beneficios del nuevo marco regulatorio.
Mientras mejor sea la planeación y el diseño de los nuevos modelos de negocios, mejores decisiones se podrán tomar sobre administración de riesgos, solvencia y rentabilidad, lo cual permitirá a la larga fomentar el retorno de capital, además de atraer y conservar inversores.
Aplicar nuevos sistemas de administración integral de riesgos, robustecer aspectos de gobierno corporativo, así como ambientes de control interno, también son aspectos críticos para operar exitosamente en el mercado y no solamente para efecto de un cumplimiento regulatorio, sino realmente como una ventaja competitiva.

PROMOVER LOS SEGUROS CATASTRÓFICOS PARA HACERLOS OBLIGATORIOS

P.- Las catástrofes naturales sufridas en los últimos años han dado la voz de alarma sobre la falta de aseguramiento entre la población. ¿Cómo potenciaría la cultura aseguradora para que exista mayor concienciación? ¿Pasará factura al mercado de seguros los últimos acontecimientos como el huracán Sandy?

Raúl de Andrea.- En mercados de seguros altamente desarrollados, como es el caso de Suiza, estos seguros son obligatorios así como los seguros contra incendios. Teniendo en cuenta que la cultura financiera en nuestra región es, en general, incipiente, en especial en lo que concierne al sector asegurador, es muy pertinente explorar y promover los seguros catastróficos haciéndolos obligatorios, aun cuando en el ámbito político pueda haber resistencia al concepto de seguros compulsivos.

P.- En el caso de Perú, ¿qué se está haciendo desde la APESEG para potenciar el desarrollo de herramientas de protección, como los bonos catastróficos o programas de financiación?

Raúl de Andrea.- En APESEG organizamos hace algunos años un evento con especialistas en transferencia de riesgos, quienes justamente habían participado en el diseño de los primeros bonos catastróficos en México. Asistieron representantes y autoridades de muchas instituciones involucradas, y hubo una buena receptividad. Es importante que todas las entidades involucradas retomen ese interés, porque es evidente que un evento como el terremoto de Chile podría suceder en cualquier momento, con consecuencias terribles. Los bonos catastróficos podrían reservarse para los daños a poblaciones que son difíciles de asegurar.
A comienzos de 2012 APESEG fue invitada por la Dirección de Riesgos del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) a una reunión con miembros de una misión del Banco Mundial donde planteamos el posible rol de APESEG y las aseguradoras en el contexto del diseño de una Estrategia de Protección Financiera contra Desastres. Aún cuando esta Estrategia no ha sido definida, seguimos manteniendo contacto con oficiales del MEF y del Banco Mundial.
De otro lado, hemos constituido e instalado en APESEG el Comité de Continuidad de Negocios del Sector Asegurador, que está realizando los trabajos concernientes a la elaboración de un plan de continuidad que será probado y actualizado, que nos permita atender los siniestros y asegurar la continuidad de las actividades del sector asegurador ante la ocurrencia de un sismo de gran intensidad.