Estos dos nuevos seguros cubren garantías básicas como incendio, caída de rayo o explosión, daños por agua, daños eléctricos, meteorología, rotura de cristales y robo, así como defensa jurídica (coberturas de honorarios, gastos de abogados y procuradores, tasas judiciales, etc.) y daños ocasionados a terceros por el inmueble, la familia y los animales domésticos.