Ambas compañías dependen funcionalmente de AXA GLOBAL DIRECT, división del grupo para sus actividades de negocio directo a nivel mundial. En principio, se prevé que la integración se haga efectiva antes de finales de este año. Una vez realizada, el grupo continuará en Portugal con sus actividades de negocio directo de Automóvil, que actualmente desarrolla a través de una sucursal de DIRECT SEGUROS en este país. La sociedad resultante tendrá un capital social de 42.2 millones de euros.

“Esta unión de fuerzas en la zona de la Península Ibérica nos permitirá ser aún más competitivos, a la par que agiliza todos los procesos y tomas de decisiones ya que de hecho compartíamos hace ya dos años un mismo Comité Ejecutivo”, explica Guiseppe Dosi, consejero delegado de ambas compañías. Simplificar la gestión, al existir una única entidad, mejorar su eficacia desde el punto de vista comercial y homogeneizar los procesos para optimizar los costes son los objetivos que se buscan con esta operación.