Según el comunicado de la policía autonómica, se les acusa de un delito continuado de estafa a la Seguridad Social por simular dos accidentes de tráfico. La pareja habría planificado los incidentes, según la investigación, con los otros conductores implicados a cambio de una contraprestación económica. Estos declararán como investigados en el caso.

El modus operandi de los detenidos se basaba en que pedían a los otros conductores que chocasen voluntariamente con su coche y, en el momento del impacto, en el vehículo de los arrestados no había nadie.

Según los Mossos, el representante de una compañía de seguros comunicó que tenían sospechas de que un cliente suyo podría haber estafado a la entidad con la notificación de dos accidentes de tráfico, ocurridos en 2010 y 2015, por los que iba a cobrar una cantidad de un millón de euros. La policía apunta a que en el accidente de 2010 solamente iba el hombre mientras que en 2015 solo viajaba la mujer. Tras ambos sucesos, presentaron un parte de lesiones para conseguir una indemnización. Además, se les acusa de fraude porque habían comenzado a tramitar diferentes grados de invalidez.