La Policía catalana ha detallado que al detenido, de nacionalidad española y vecino de Castellbisbal (Barcelona), se le achacan los delitos de estafa continuada y apropiación indebida, informa La Vanguardia.

La forma en la que actuaba se basaba en que representaba legalmente a la aseguradora afectada, ofrecía un descuento en el importe de la póliza si la pagaban en metálico y cuando conseguía el dinero la daba de alta, entregaba un recibo al cliente e, inmediatamente cancelaba la póliza, con lo que el cliente quedaba sin cobertura.

Se trataba de asegurados que no hacían uso de su póliza de seguro habitualmente. De esta forma la estafa pasaba inadvertida para la central de compañía de seguros perjudicada y para las propias víctimas, hasta que el pasado noviembre de 2016 empezó la investigación cuando un afectado y la aseguradora formalizaron sendas denuncias en los juzgados barceloneses de Sant Andreu de la Barca y Martorell.

La compañía denunció que algunos de sus clientes se habían puesto en contacto con la central aseguradora para comunicar incidencias en el hogar o en el vehículo que en teoría cubría la póliza contratada, pero que en el momento de comprobar los datos se encontraban con que dicha póliza no estaba vigente, aunque los clientes tenían número de póliza asignado e incluso recibo oficial de la aseguradora.