Sierra señala que el objeto es dirigirse a todos los médicos colegiados para ofrecerles toda clase de seguros. Dicha actuación, señala el denunciante, es contraria a la normativa española y comunitaria y contradice el criterio propio de la DGSFP y es que, según se expone, existe un abuso al servirse de una posición privilegiada, como es la obligatoriedad de la colegiación de los médicos y cuyos datos se van a utilizar frente a otros competidores, lo que contradice la libre competencia. Asimismo, recuerda Sierra que la naturaleza jurídica del colegio profesional carece esencialmente de ánimo de lucro, por lo que no puede ser operador económico ni puede concurrir al mercado.