Sin embargo, la tecnología no solo incorpora elementos positivos, sino que también entraña riesgos que deben ser vigilados de cerca, particularmente en el caso de las insurtechs, que toman riesgos y no están constituidas como entidades aseguradoras. Para afrontar esta situación, la Federación Interamericana de Empresas de Seguros (FIDES) solicita que se garantice la aplicación del principio: 'A igual actividad, mismas reglas'.

No obstante lo anterior, en un afán de promover la innovación y el avance tecnológico, y en el caso de que las políticas públicas de cada país prevean fomentar estas iniciativas, se manifiesta que debe generarse un ámbito regulatorio a través del cual dichas actividades cuenten con un entorno de pruebas (sandboxes) debidamente vigilado y de duración limitada que permita alcanzar un volumen de operaciones razonable, que las lleve a constituirse en instituciones de seguros con todas las garantías que requiere el desarrollo de esta actividad (solvencia, reservas, sistema de gobierno y protección al consumidor).

Por último, con el objeto de garantizar condiciones de competencia equivalentes, dicho entorno debería también estar abierto a los operadores de seguros actualmente presentes en el mercado, que quieran hacer uso de la innovación para mejorar sus productos y promover un acercamiento a sus clientes.