Estas palabras de Ignacio Garralda, presidente de GRUPO MUTUA MADRILEÑA, llenaron ayer la sala del Auditorio de la aseguradora durante la inauguración de las jornadas 'Tolerancia Cero contra la Violencia de Género', impulsadas por Antena 3 Noticias y Fundación Mutua Madrileña.

Tanta importancia tiene visibilizar al ‘maltratador’, es decir, dejar de estigmatizar al asesino, que fueron unas de las frases más repetidas en el primer panel de la ,ornada. Ana Bella, la fundadora de la Fundación Ana Bella y víctima de maltrato, agradeció este cambio de perspectiva necesario: “Parece que la mujer es la culpable, nunca se habla del asesino, de su condena, queda en silencio y a la mujer siempre le envuelve un halo de negatividad".

Garralda apuntó en su discurso que a esta cifra hay que añadirle otra que en los últimos tiempos ha adquirido una nueva dimensión: “La de los 28 niños asesinados por la violencia de género ejercida contra sus madres, según datos del Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad”.

Remarcó que “además de proteger y ayudar a las víctimas con los recursos necesarios, cada vez hemos de dar más importancia a la prevención del problema, a la educación de los niños en la igualdad y a inculcarles la necesidad de no aceptar nunca conductas dominantes o de control de su pareja”. Un paso muy necesario a lo que según señaló Garralda habría que sumarle el trabajo en casa: “Esto ha de hacerse no solo desde los colegios, en los que creo que a veces los padres delegamos excesiva responsabilidad, sino sobre todo desde los hogares, para evitar que asuman determinados patrones de comportamiento como parte de su bagaje cultural y social.

Todos podemos poner un grano de arena para construir la montaña, por eso, desde MUTUA MADRILEÑA, el directivo destacó un enfoque 360 grados a su compromiso con la lucha contra la violencia de género “con el objetivo de contribuir realmente a paliar este problema y atenuar sus consecuencias”.

Los jóvenes, un nuevo (viejo) foco sobre el que trabajar

Junto a Ignacio Garralda, la inauguración de la jornada contó también con Silvio González, consejero delegado de Atresmedia, que ha matizado la importancia de que "no se nos hagan cotidianas las noticias sobre violencia de género y perdamos el interés”, ya que es un “problema de fondo”, el de la educación: "aunque se educa en igualdad se siguen produciendo entre jóvenes este tipo de comportamientos de control con sus parejas". Ángeles Carmona, vocal del Consejo General del Poder Judicial y presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, reclamó la necesidad de una especialización propia de violencia de género, "que los jueces estén especializado en violencia de género, lo demanda la sociedad".

Por su parte, Rebeca Palomo, delegada del Gobierno para la Violencia de Género, anunció que las nuevas campañas de concienciación se centran en los jóvenes, entre los que se normalizan las conductas agresivas o de control, especialmente a través del móvil. Y es que, como afirmó. "se están normalizando conductas más agresivas y de control a la pareja entre ellos”. Las campañas van dirigidas también a los padres para que en estas situaciones no se normalicen conductas como compartir videos de contenido sexual.

En la clausura, Soledad Murillo de la Vega, secretaria de Estado de Igualdad, en un discurso lleno de denuncia, llamó la atención sobre el hecho de que “las víctimas de violencia de género son las únicas víctimas de cualquier delito que se culpabilizan, que sienten vergüenza". Para Murillo las cosas no están cambiando, sino todo lo contrario, y ha abogado por un cambio en el autoconcepto de la mujer en la sociedad, para evitar cifras como que “el promedio de tiempo que transcurre hasta que una mujer denuncia sea 9 años”.

Consulte los detalles de las dos mesas redondas celebradas en la jornada aquí.