La nueva oferta ha sido diseñada para proteger cualquier modelo de familia, ofreciendo asistencia jurídica en una amplia variedad de situaciones y una protección integral al titular y a los miembros de la unidad familiar que conviven en el hogar del asegurado.

A la hora de su desarrollo, la aseguradora ha tenido en cuenta que, “al contrario de lo que ocurre en otros países europeos, el consumidor español está concienciado de la importancia de contar con un seguro de Salud, pero no con uno de Defensa Jurídica. Sin embargo, la crisis acentúa la necesidad de estar legalmente protegido: un posible despido laboral, un desahucio hipotecario o un conflicto con la comunidad de vecinos por un problema de impago son situaciones cada vez más frecuentes hoy en día”. “A todo esto -se añade- hay que sumar la reforma judicial del Gobierno que encarece de forma significativa el acceso a la justicia, y que hace más interesante contar con una póliza que proteja jurídicamente a los consumidores ante las posibles eventualidades que puedan surgir”.

El nuevo seguro asume los gastos judiciales en los que pueda incurrir el asegurado durante un proceso, como son, entre otros, los honorarios de los abogados, aranceles de procuradores y las tasas judiciales, además de las prestaciones acordadas en la contratación de la póliza. “Estas pueden ir del asesoramiento en gestión de documentos legales a los conflictos derivados de la vida en pareja, pasando por la defensa de los derechos laborales -muy útil en situaciones de despido y modificación de las condiciones laborales-, mediación en conflictos hipotecarios, derechos del consumidor o las relaciones con los empleados del hogar”, se explica.

En términos generales, la póliza de DAS permite la prevención de conflictos, mediante asesoramiento legal telefónico y presencial -hasta tres sesiones, de una hora cada una- para que las familias puedan contar con el apoyo para encontrar la solución más adecuada a las situaciones imprevistas que puedan surgir en el día a día.

Como aspectos novedosos, permite la reclamación en conflictos relacionados con el comercio electrónico e Internet. Así, según aclara la aseguradora, “con la proliferación de smartphones y tablets y la popularización de las redes sociales, son cada vez más las familias en las que los miembros más jóvenes se ven expuestos a problemas como el acoso ‘on line’ o el uso indebido de datos a través de Internet. Además, cualquier consumidor puede ver su identidad suplantada, verse afectado por una estafa informática o tener que reclamar una compra ‘on line’”.

Asimismo, el seguro familiar de DAS permite contar con el apoyo legal para renegociar las condiciones de la deuda hipotecaria mediante un procedimiento de mediación con la entidad bancaria.

Precisamente, DAS pone de relieve que “la mediación es de hecho uno de los pilares sobre los que se asienta la póliza”, ya que prioriza esta forma de resolución alternativa de conflictos. “La experiencia nos dice que la solución de conflictos de forma amistosa, por medios extrajudiciales, sin vencedores ni vencidos, evitando así la ruptura de relaciones comerciales, familiares o comunitarias, es la manera más eficaz de hacer frente a la mayoría de controversias. Las soluciones amistosas ofrecen a los asegurados una mayor satisfacción al alcanzar una solución a su conflicto más rápida, ágil y alcanzada por las propias partes del conflicto”, se concluye.

COMPARTIR