Los riesgos para las perspectivas son importantes: “La crisis en la zona euro –se apunta en el estudio- solo se ha visto aliviada temporalmente por la intervención del Banco Central Europeo, y los disturbios en Oriente Medio pueden hacer subir aún más el precio del petróleo”. Además, se destaca que las condiciones de crédito siguen siendo restrictivas en el conjunto de los mercados avanzados y los países emergentes de Europa, a medida que el sector financiero consolida su deuda y busca más capital para ajustarse al nuevo marco regulatorio.

Con este telón de fondo, las previsiones de la aseguradora estiman un aumento de las insolvencias en muchas economías europeas (se estima que Grecia e Italia alcancen un crecimiento de las insolvencias de dos dígitos en 2012).

“Mientras Estados Unidos está avanzando relativamente bien, en la zona euro la crisis de deuda soberana ha pasado de los mercados financieros a las empresas y los hogares. A medida que la confianza de los consumidores va bajando, vemos cómo los consumidores no están dispuestos a gastar y los bancos no están dispuestos a financiar a las empresas de la zona euro. Es probable que los índices de insolvencia crezcan en esos mercados. En Estados Unidos, por otro lado, es probable que los índices mejoren”, comentó el economista jefe de ATRADIUS, John Lorié.

Acceda desde aquí al informe de perspectivas.

COMPARTIR