De acuerdo con el Barómetro, los retrasos en pago más allá de 90 días sobrepasaron el 20% del valor de las facturas en Polonia (30%), Turquía (26%) y República Checa (22%). El significativo retraso en pagos en estos tres mercados, advierte la aseguradora, podría trasladarse a su tejido productivo y provocar un incremento del riesgo de incumplimiento. Así, se incide, la morosidad ha impedido el crecimiento del 11% de las empresas de Europa del Este, frente al 7,6% en Europa Occidental.

El informe difundido por la aseguradora no prevé mejorías en las insolvencias de las economías avanzadas pero sí un empeoramientos en la mayoría de los principales mercados emergentes.