Esta norma contempla también ayudas por daños causados en producciones agrícolas y ganaderas, cuando las pérdidas sean superiores al 30% de la producción, en virtud de los criterios establecidos por la Unión Europea para la concesión de ayudas de Estado al sector agrario.

De esta manera, el crédito autorizado se destinará a las ayudas para titulares de las explotaciones que tengan pólizas en vigor, amparadas por el Plan de Seguros Agrarios Combinados y que se incluyan en el ámbito de aplicación de esta norma.