“En primer lugar –continúa-, como se ha comentado la dinámica intermensual no es positiva. Expresada en porcentaje, la evolución mes a mes, que en la primera mitad del año propendía a tasas positivas de casi medio punto porcentual, actualmente tiende a cero, lo que sugiere que el parque asegurado puede haber perdido potencialidad de crecimiento”.

Sin embargo, desde la organización empresarial se invita a la prudencia. “No obstante, tampoco conviene cargar la tinta negra en esta valoración, pues no hay que olvidar que el parque asegurado ha perdido en este mes de noviembre algo más de 8.000 unidades, pero en el mismo mes del 2014 perdió casi 23.000; más de 24.500 en noviembre del 2013; y más de 62.000 unidades en noviembre del 2012. Aunque la tendencia del 2015 sea negativa, no es comparable”, argumenta.

“Entre otras señas que mueven a la prudencia, sin embargo, se encuentra el hecho de que, cuando la cifra de altas y bajas se expresa en términos diarios para poder homogeneizar las cifras mensuales, se observa que tanto unas como las otras están, en lo que se refiere al año 2015, en la línea observada en años anteriores. Un crecimiento robusto del parque asegurado exigiría que la línea de altas al alza, y a ser posible la de bajas a la baja, se separasen de la tendencia de los años de la crisis, un efecto que sólo se produce en parte”, sostiene UNESPA, que apunta que “sería interesante que se abriese una mayor brecha entre altas y bajas que apuntase a una expansión más decidida del parque”.

Noticias relacionadas

Tráfico mejora la integración de datos del FIVA en su registro de vehículos