"Vemos un gran potencial para la empresa en Brasil debido a la rápida expansión de la economía, la penetración del móvil y las tarjetas de crédito, así como la expansión de las relaciones con los socios", asegura Ángel de León, director general de CPP para el Sur de Europa y Latinoamérica. Que agrega: "Comenzamos la operación en Brasil con un socio importante, y con muchos otros en negociación. Nuestro plan para los próximos tres años es trabajar con una red de 30 socios comerciales que atienda a 10.000 clientes al mes".

Según una encuesta realizada por la Asociación Brasileña de Empresas de Tarjetas de Crédito y Servicios (ABECS) el año pasado, el volumen de tarjetas bancarias en Brasil aumentó de 82 millones en 2006 a 173 millones en 2011. Datos de la misma institución revelan que en la actualidad el 72% de la población tiene algún medio electrónico de pago, y, desde 2010 hasta 2011, las ventas crecieron un 9% a 15% en el hábito de pagar con tarjeta de crédito a través de Internet. Junto con el crecimiento tan fuerte en el volumen y la frecuencia de uso de la tarjeta como medio de pago en el país, existe una gran preocupación sobre el robo de los datos de tarjetas bancarias y el fraude.

El mercado brasileño se prepara con productos y servicios para proteger a los clientes de estas situaciones de riesgo, por ese desde CCP destacan que “hablamos de un país con más de 700 millones de plásticos en circulación, incluyendo tarjetas bancarias, de afinidad o de puntos, y 190 millones de líneas de telefonía móvil, lo que representa una gran oportunidad para CPP, los socios y los clientes finales", subrayó Ángel de León.

COMPARTIR