Así, realizar cinco comidas al día, beber al menos un litro y medio de agua, el consumo moderado de alcohol y azúcares, la preparación de comida casera en lugar de productos precocinados, congelados y preparados y consumir un mínimo de cinco raciones al día entre fruta y verdura son algunos de los consejos que los expertos ofrecen.

Según el modelo piramidal de la alimentación saludable, la dieta modelo para una persona cuyas necesidades energéticas oscilan entre las 1.700 y 3.000 Kcal, debería incluir entre seis y diez raciones al día de cereales, patatas y legumbres, entre dos y cuatro raciones de frutas y zumos de frutas, entre tres y cinco raciones de lácteos y entre una y dos raciones de carnes, pescados y huevos. Además, conviene reducir los aceites y las grasas, procurando no ingerir más de 80 gramos diarios. Por otra parte, se recomienda reducir al mínimo el consumo de azúcar, dulces y bollería industrial.