En concreto, la Federación recuerda que en los últimos años ha informado, “de forma reiterada”, de diversas prácticas que “tienen un enorme impacto en la rentabilidad de los talleres y, en consecuencia, para la libre competencia en el sector”.

Entre otras, señala el redireccionamiento de los vehículos a los talleres de la red de la aseguradora, “con la consiguiente restricción en la libertad de elección del taller por parte del usuario”; la restricción de la libertad del empresario de reparación a organizar libremente su negocio a través de “dirigir la compra de recambios a determinados proveedores”; la “definición de agresivas políticas comerciales como la formulación de descuentos superiores al volumen de negocio aportado por la aseguradora” o “la ampliación de servicios prestados a los asegurados a costa del taller sin retribución de ningún tipo, tales como recogida y entrega del vehículo donde indique el propietario; vehículo de cortesía, limpieza, etc.”.

A todo ello, la organización empresarial añade su desacuerdo, puesto de manifiesto en reuniones con la aseguradora, “con el pago y el modo de gestión de la indemnización directa a los usuarios por siniestros parciales, sin que la compañía haya hecho nada por modularlo”.

CONEPA entiende que estas prácticas, que LÍNEA DIRECTA realiza en los últimos años, “agudizan la pérdida de rentabilidad del taller” y “representan un riesgo potencial de ser aplicadas por entidades que aportan un mayor volumen de trabajo, intensificando el perjuicio a la actividad reparadora”.

Pérdida de rentabilidad y perjuicio para el mercado

Como consecuencia, continúa CONEPA, “la pérdida de rentabilidad irá acompañada a medio plazo de reducción de la oferta de talleres, con el consiguiente perjuicio para el mercado y la libre elección de los consumidores”.

Por ello, ante la falta de una respuesta satisfactoria por parte de la compañía, ha decidido interponer denuncia ante la CNMC, “que toma como base una de las practicas mencionadas, con posibilidad de extensión a otras”.