Para desgranar las propuestas que se hacen desde la asociación, hay que partir de la situación del ahorro en nuestro país, unos datos que reflejan que España suspende en ahorro y que nos deja al final de la carrera del bienestar, en la que toman ventaja (y mucha) el resto de países europeos. España tiene una tasa histórica de esfuerzo de ahorro-previsión (compra de seguros y fondos de pensiones) sobre renta disponible del 2,13%, muy por debajo de la mayoría de los países europeos. Esta diferencia quiere decir que, según explica UNESPA, cada uno de estos países está tomando, cada año, una ventaja de bienestar sobre España de hasta 58.000 millones de euros, que nosotros deberíamos ahorrar para ser como ellos.

El actual ahorro de las familias españolas está prácticamente acumulado en vivienda. Mientras que en Europa el porcentaje de ahorro en Planes de Pensiones y seguros de Vida es del 36%, en España es del 14%. Esta situación requiere con urgencia que se “tomen medidas para que la estructura actual del ahorro financiero familiar en España converja con la estructura del ahorro financiero familiar de la UE”, afirma González de Frutos. En su opinión, el ahorro es la herramienta necesaria ya que “de una situación de elevados niveles de deuda como la que se vive en nuestro país solo se puede salir con ahorro”. Además, la presidenta de UNESPA quiso poner de manifiesto que al Seguro lo que le interesa es que haya una evolución en el tema de las pensiones y que la evolución social continúe: “La falta de ahorro pasará factura a toda la economía española. Un problema que habrá es la falta de consumo”. Si no hay ahorro, cuando la gente se jubile con 65 o 67 años habrá un parón del consumo en esos cortes, por ello, “o mejora la capacidad de ahorro o será un problema para toda la economía”, auguró.

NEUTRALIDAD FISCAL

Tal y como se pone de manifiesto desde UNESPA, desde la anterior reforma del IRPF se viene propugnado la conveniencia de establecer una neutralidad fiscal para todos los instrumentos de ahorro. No obstante, “la denominada neutralidad fiscal perjudica el ahorro a largo plazo y debilita el papel de inversores institucional de las aseguradoras y gestoras de planes de pensiones. A igualdad de tratamiento, cualquier persona siempre va a optar por la inversión a corto plazo”. Por ello, entre estas propuestas al nuevo plan fiscal destaca una llamada de atención ya que “la iliquidez es una opción por la que cualquier inversor va a pedir una compensación. La entidad aseguradora no puede conceder ninguna retribución adicional que la de los activos en los que invierte, por lo que la compensación tiene que derivar del tratamiento fiscal”.

González de Frutos aseguró que hay que establecer una “discriminación positiva en un doble sentido”, por parte de los productos vinculados a la jubilación y para las prestaciones en forma de renta vitalicia. “Todos los países de la Unión Europea conceden incentivos fiscales a los productos destinados a la jubilación y a las rentas vitalicias”, ejemplificó la presidenta, que además desgranó algunos ejemplos, como el caso de Francia que tiene varios productos con reducción en base imponible como los Madelin (trabajadores) y los PERP (autónomos).

Documento .pptx con la presentación de las propuestas de UNESPA.