La campaña, que se extenderá los próximos meses a otros establecimientos y ciudades, cuenta con técnicos sanitarios formados por SEMES que enseñarán a los hosteleros cómo actuar de forma rápida y eficaz frente a un atragantamiento mediante la maniobra de Heimlich. Aquellos establecimientos que participen en la campaña recibirán un distintivo de 'Local Comprometido' para su exposición en la puerta. Este proyecto cuenta como embajadores de la iniciativa con los cocineros Mario Sandoval, Samantha Vallejo-Nágera y Ángel León, quienes han protagonizado la campaña que se difundirá a través de un vídeo promocional.

 

Actuación según atragantamiento

También les trasmitirán que si el accidentado puede emitir sonidos y toser fuerte se trata de una obstrucción leve, una circunstancia en la que solo se le debe animar a toser con fuerza. En caso de que la persona afectada no pueda respirar, hablar ni emitir sonidos, la tos sea débil o inexistente y la piel comience a tomar un tono azulado, hay que llamar urgentemente al 112 e iniciar la maniobra de Heimlich

En el acto, celebrado en el Restaurante Pedro Larumbe, han participado, entre otros, Julio Domingo, director general de Fundación Mapfre, quien ha presentado la campaña y la app móvil SOS-Respira (que se puede descargar desde aquí), cuyo objetivo es que cualquier persona aprenda a realizar de forma adecuada una maniobra de Heimlich a través de videos y textos de apoyo; Mario Sandoval, presidente de Federación de Cocineros y Reposteros de España (FACYRE); y Juan González Armengol, presidente de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES).

Este último ha destacado que la campaña también incidirá en medidas básicas de prevención, como “cortar los alimentos en piezas pequeñas, masticar lenta y correctamente, especialmente cuando se usa prótesis dental, no comer mientras se camina, y evitar la ingesta excesiva de alcohol antes y durante las comidas”. Además, ha explicado cómo evitar un accidente de este tipo en bebés y niños, “manteniendo canicas, cuentas, tachuelas, globos de látex y monedas fuera de su alcance, sobre todo entre menores de 3 años, así como evitar que los más pequeños tomen salchichas, nueces, trozos de carne y de queso, uvas, dulces duros o pegajosos y palomitas de maíz”.

Desde Fundación Mapfre inciden en que más de 1.400 personas mueren al año en España a causa de atragantamientos, que se producen principalmente cuando algún alimento u objeto queda atrapado de forma accidental en las vías respiratorias, impidiendo el paso de aire a los pulmones y provocando la asfixia. La mayoría de las obstrucciones son leves, pero otras pueden hacer que una persona entre en parada cardiorespiratoria por falta de oxígeno y fallezca.