Los afiliados, según les permite la ley, tienen 6 meses (en este caso hasta el 22 de julio) para realizar un cambio en la Isapre (Instituciones de Salud Provisional). Según publica El Pulso, la ley admite este cambio cuando hay cambio de propietario, sin causa y cuando no haya cumplido un año desde la suscripción.

SIN CONSECUENCIAS PARA USUARIOS

El regular no obstante señala que la venta “no tiene efectos entre los usuarios y beneficiarios de las Isapres, dado que la legislación vigente estipula que ante el cambio en los controladores de una aseguradora se deben mantener los derechos y las obligaciones establecidas en los contratos de los usuarios”.

COLMENA en el mes de noviembre tenía el 15,8% del mercado chileno de cotizantes, con casi 500.000 afiliados de los que algo más de la mitad eran cotizantes.

POCA CLARIDAD EN LA ADQUISICIÓN

Esta obligación por parte del Superintendente de Salud se produce la misma semana en la que la Fiscalía Nacional Económica (FNE) ha manifestado sus dudas después de que el Fondo de Inversión Larrain Vial adquiriera la matriz de COLMENA GOLDEN CROSS por 500 millones de dólares. Señalan que “la falta de claridad de los compradores de COLMENA, no existiendo información fidedigna y públicamente disponible sobre los aportantes de dicho fondo privado ni sobre los respectivos montos de sus aportes”.

La FNE reconoce la importancia de esta vigilantes sobre esta adquisición dado que este negocio es especialmente “sensible, lo que obliga a analizar con mayor detalle las características de las personas que participan en la operación”.