El pasado año las insolvencias aumentaron un 6,4% a nivel regional, lo que implica un cambio en la tendencia de los últimos años, con un descenso del 6% en 2016, tras la caída del 14% registrada en 2015. Del mismo modo, en contraste con los años anteriores, en 2017 se observó un aumento de los países afectados por el incremento de las insolvencias: Croacia, Estonia, Hungría, Lituania, Polonia, Rumania, Rusia, Serbia y Eslovenia, mientras que solamente cinco países observaron un descenso (Bulgaria, República Checa, Letonia, Eslovaquia y Ucrania).

La disminución de la liquidez de las empresas de Europa Central y Oriental es "sorprendente, dado que han experimentado la tasa de expansión económica más alta desde 2008", matiza la aseguradora, que considera que esto marca el fin de ciclo económico de la región. La tendencia al alza de las insolvencias continuará: COFACE prevé un aumento del 10,4% en 2018 y del 15,5% en 2019.