“Un crecimiento acelerado de Estados Unidos, dadas las estrechas relaciones humanas y económicas con México, está impulsando las remesas de los emigrantes mexicanos, lo que debería promover el consumo, particularmente de servicios e incrementar la actividad industrial, lo que, a cambio, desatará las inversiones”, explicó la aseguradora a una semana de la Conferencia Riesgo País 2014, según recoge ‘El Economista’.

El vínculo económico entre México y Estados Unidos en el sector industrial tendrá su desempeño natural este año, después de que en 2013 se diera una “excepción”. En tanto, COFACE advierte que el sector de la construcción aportará sólo un 6% del PIB en 2014, aunque espera una recuperación a partir de la reconstrucción derivada del paso de los ciclones Íngrid y Manuel.

En ese sentido, la compañía matiza que los proyectos de infraestructura ‘revivirán’ tras su suspensión por motivos electorales en el periodo 2012-2013. Así, observa que este renglón se estabilizará conforme el presidente Enrique Peña Nieto retome las prioridades de su administración.

Frente a la reforma hacendaria que se implementa en el país desde este año, la aseguradora francesa destaca que el congreso aprobó un déficit fiscal del 1,5%, con el propósito de equilibrar el impacto “recesivo” de incrementar los impuestos.