El ratio combinado neto de reaseguro alcanzó el 82,2%, frente al 82,7% en 2011, gracias a un descenso tanto en la siniestralidad (56,6%, frente a un 56,9% en 2011) como en el ratio de costes (25,5%, por el 25,8% de 2011).

La facturación ascendió a 1.571 millones de euros, un 1,4% más, con un volumen de primas (1.118 millones) que creció un 3,1%. Los mercados emergentes han contribuido particularmente a este crecimiento: Asia-Pacífico (+20,1%) y Latinoamérica (+18,5%). La evolución de las primas en Europa Occidental ha sido positiva (+2,4%), al igual que el área mediterránea y África (+4,1%).

Su patrimonio neto aumentó un 8,7%, con 1.776 millones, frente a los 1.634 millones de euros en 2011.
El CEO del grupo, Jean-Marc Pillu, destaca los “buenos resultados” de 2012: “Hemos conseguido combinar rentabilidad y crecimiento en el difícil contexto de una Europa aún en crisis. Nuestra siniestralidad y costes están bajo control. El apoyo ofrecido a nuestros asegurados ha sido el motor de nuestra actividad comercial. Seguimos haciendo sus transacciones más seguras a través de soluciones innovadoras”.

Este año, la aseguradora no prevé una mejora en la situación económica, particularmente en Europa, a pesar de la vitalidad de los mercados emergentes. Esto, según COFACE, significará más presión y menos oportunidades para las empresas.