El débil crecimiento en el comercio internacional (previsto en 2,4% para 2017, comparado con un 2,2% en promedio entre 2008 y 2015 y 7% en promedio entre 2002 y 2007) podría limitarse por el resurgimiento de medidas proteccionistas, como consecuencia de la elección de Donald Trump. En el corto plazo, estas medidas tendrán un efecto menor sobre la economía americana a final del ciclo (+1.8%) que en aquellos países que exportan considerablemente a Estados Unidos: América Central (en particular para Honduras, El Salvador, México y Ecuador) y algunos países de Asia (como lo es Vietnam y Tailandia).

Debido a la fuerte dependencia en exportaciones de México a Estados Unidos (las cuales representan el 7% del PIB mexicano), en un contexto de alta inflación y caída de las inversiones, la aseguradora degrada su evaluación riesgo país a B. Argentina, sin embargo, se encontrará relativamente inmune al efecto "Trump" y, después de un año difícil, deberá comenzar a cosechar los frutos de sus reformas. Por lo tanto, Coface está mejorando la evaluación riesgo país de Argentina a B.

Los riesgos políticos mundiales en su máximo histórico en 2017

Entre las economías avanzadas, destaca COFACE que Europa es la que enfrenta las mayores incertidumbres políticas, derivadas de la espera del resultado de un número de contiendas electorales decisivas, así como de los detalles sobre los términos exactos del Brexit. Durante el año pasado, el indicador para Europa de riesgo político de Coface ha incrementado en un promedio de 13 puntos para Alemania, Francia, Italia, España y Reino Unido. El crecimiento Europeo podría bajar en un promedio de 0.5 puntos, en caso de un choque político mayor, similar a la escala del referéndum en Renio Unido.

Los riesgos políticos en países emergentes son más altos que nunca, impulsados por el descontento social y agudizados por los riesgos en seguridad. La Comunidad de Estados Independientes C IS(con una nota de 63% sobre 100% en 2016 a causa de Rusia) y el Norte de África y las regiones de Medio Oriente (con Turquía y Arabia Saudita en 62%) muestran los mayores riesgos entre las grandes economías emergentes. Este incremento de frustraciones políticas y sociales enSudáfrica es en parte causante de la degradación de su evaluación aC, dentro de un contexto de muy pobre crecimiento.

Por último, en cuanto a los riesgos de seguridad, los cuales incluyen ataques terroristas, conflictos y homicidios, son un nuevo componente en el indicador del riesgo político emergente. Como no es de extrañarse, este es más alto en Rusia y Turquía, concluye el informe.