El pasado año “fue atípico’, reconoce Bart Pattyn, presidente para COFACE en América Latina, ya que el retraso en el ejercicio del gasto público en México incrementó la siniestralidad sobre los pagos a las compañías aseguradas por COFACE, entre las que se encuentran empresas del sector acerero, químico, de distribución, minoristas, electrónico, cementero y en general todo el sector de la construcción, informa ‘El Economista’.

Esto incide en su pronóstico de crecimiento. En México, COFACE tiene un crecimiento estimado del 1,2% del Producto Interno Bruto (PIB) para 2013, según cálculos de la propia aseguradora, le produjo un año de “grandes retos y resultados mixtos”. En concreto, la cobertura de mercado de la firma pasó del 22% en 2012 a 24% para septiembre de 2013.

Pattyn también hizo un recuento de los factores que tuvieron efectos económicos durante 2013. De cara a la Conferencia Anual Riesgo País 2014, que tendrá lugar mañana en París, Francia, explica que el gasto público en infraestructura tuvo un retraso en la primera mitad del año pasado y que, en concreto, padeció una franca contracción en el segundo trimestre por motivos de la transición del gobierno federal, aunque para el último trimestre del año el gasto se regularizó.

“La siniestralidad de los pagos federales estaría resuelta. No tenemos la expectativa de que la siniestralidad del año pasado se vaya a repetir. Como consecuencia, esto nos da más espacio para otorgar límites de crédito, para ayudar a nuestros clientes en aumentar sus ventas y esto, por supuesto, nos va a traer un crecimiento mayor de lo que tuvimos en el 2013”, declaró Bart Pattyn.

En cuanto a este año, afirma que “este gobierno sí tiene la voluntad, la disposición de continuar con las inversiones necesarias”. Pero el gasto será no sólo en infraestructura, confía en que también se destine a la tecnología que permita la modernización del aparato gubernamental.

PERSPECTIVA ECONÓMICA

Bart Pattyn afirmó que la perspectiva del comportamiento de la economía para 2014 estará basado en cuatro ejes: producción de bienes y servicios, que mantendrá un comportamiento estable con base en el año anterior; inversión del sector público en infraestructura y tecnología; el aumento de exportaciones a la región de América del Norte y el envío de remesas, que será beneficiado por el comportamiento de la economía de Estados Unidos.

El presidente de COFACE para América Latina alertó que la producción de bienes y servicios es el único que no tendrá movimientos al alza. Simplemente, dice, los consumidores no tendrán más dinero este año para incrementar la demanda. Asimismo, la carga fiscal que acompaña la implementación de la reforma hacendaria puede frenar el crecimiento económico. “Los empleados van a sentirlo en su bolsillo al final de enero, tendrán menos poder adquisitivo”, afirma en referencia al sector medio y alto de la población.