Asimismo, se destaca que este producto no se ve afectado por las fluctuaciones de los mercados de renta variable, “lo que blinda al ahorrador ante los vaivenes que en los últimos años han provocado pérdidas importantes en la mayoría de los planes de pensiones, afectando directamente al ahorro de los futuros pensionistas”.

Igualmente, se recuerda que otro elemento de gran atractivo para los inversores es que, al igual que los planes de pensiones, “los PPA ofrecen un importante beneficio fiscal sobre las aportaciones que se realizan cada año, reduciendo la base imponible del IRPF. El ahorro fiscal inmediato es mayor cuanto más elevado es el tipo marginal del asegurado. La provisión matemática acumulada está exenta de tributación en el Impuesto de Patrimonio”.

La cobertura principal del producto es la de jubilación del asegurado. También se cubren las contingencias de incapacidad laboral permanente total o absoluta, gran invalidez, muerte y dependencia severa o gran dependencia del asegurado. Se establecen supuestos excepcionales de liquidez o disposición anticipada, en los términos que establece la Ley, en concreto, en caso de desempleo de larga duración y enfermedad grave. También se ha añadido el supuesto de procedimiento de ejecución sobre la vivienda habitual del asegurado.

Se recuerda, además, que el suscriptor del producto dispone de flexibilidad para hacer sus aportaciones porque puede elegir la forma que más le convenga, y que es posible abonar primas periódicas (mensual, trimestral, semestral o anual) desde 50 euros al mes o importe equivalente según periodicidad elegida, o realizar primas únicas y aportaciones extraordinarias desde 600 euros.