Pisonero ha compartido con los asistentes -25 mujeres directivas y empresarias-, su dilata experiencia laboral de 29 años, con especial foco a las claves personales de liderazgo que se requiere en un mundo empresarial en plena transformación, en el que las reglas de la gestión empresarial, de la economía, de la política, etc., son permanentemente cuestionadas, generando una oportunidad  a nuevos estilos de liderazgo. En este sentido, las nuevas dinámicas de trabajo deben ser colaborativas y los nuevos líderes deben saber romper moldes, ser observadores, tolerantes, flexibles y capaces de generar colaboraciones y alianzas.

A su juicio, aunque liderar nunca ha sido fácil, el actual entorno obliga a los líderes a eliminar los prejuicios de sus modelos mentales y sustituirlos por la flexibilidad, adoptando un proceso de hacer las cosas de otra forma, con una visión de futuro basada en las experiencias acumuladas, procedentes tanto de los fracasos como de los éxitos. Además, como una de las claves personales del nuevo estilo de liderazgo, mencionó la necesidad de un profundo autoconocimiento para saber cuáles son las propias fortalezas sobre las que proyectar el valor individual, como personas y como profesionales.

La conferenciante concluyó haciendo alusión a las ventajas que trae el mundo digital y la necesidad, por tanto, de estar en un proceso de aprendizaje permanente, escuchar las experiencias de los demás y compartir el liderazgo.