Señaló el analista que la baja penetración del sector sobre el PIB, alcanza el 2,1% muy por debajo de países como Brasil o Chile, afecta muy profundamente a las aseguradoras. Explica que “uno de los “detonadores de Chile es que los seguros son obligatorios y el problema en México es que su contratación se ve como un gasto y no como una inversión”.

Respecto al resto del año, espera un mayor dinamismo a pesar de la bajada del 2,7% en el primes semestre de 2014. Añade que “las primas crecen en función de la economía, usualmente entre 2 y 2,5 puntos arriba de la economía. Este año las cosas no han sido tan buenas, pero se compensará. Las aseguradoras se concentraron más en la implementación de la nueva ley que en el proceso de venta”.

Para esta mejora confía que sirva la implementación de la nueva Ley de Seguros y Finanzas que entrará en vigor el próximo 4 de abril de 2015, y que será un cambio complicado para las pequeñas compañías, por lo que vaticina una consolidación el mercado. Explica que se necesitara un equipo directivo más grande, nuevos sistemas administrativos y más robustos, así como comités de inversión, auditoría, consejeros independientes, lo que “no podrá ser accesible para todas las compañías”.